El PRI cercano a la Iglesia



He mencionado en diversas ocasiones la sintonía conservadora de los mexicanos, la cual es paralela a las reformas liberales en el DF y que consiguen un debate nacional por la importancia específica de la capital del país.


Hace unos días la Suprema Corte de Justicia de la Nación, sentencio constitucionales, las reformas impulsadas por Marcelo Ebrard, que incluyen la aprobación de los matrimonios entre parejas del mismo sexo y la adopción de las mismas.


Ante este escenario el Obispo Juan Sandoval Iñiguez ha vertido su odio contra el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, acusándolo de “maicear” a los magistrados de la Corte, sin considerar que el presidente Ortiz Mayagoitia y el ministro Aguirre Anguiano se pronunciaron en contra de las reformas capitalinas.


Marcelo Ebrard orgulloso de los pasos que se avalaron, demando al Obispo por daños a la moral, con la seguridad de conseguir capital político atacando a la iglesia, ante la ola liberal que se vive en México. Esta avanzada liberal es incitada por un ala del PRD, que es antagonista a la de López Obrador un ex priista conservador que bloqueo reformas similares en su administración limitándose a las “Grandes Obras Viales”.


El PAN legítimamente ha utilizado los recursos a su disposición, para evitar este tipo de nuevas regulaciones en concordancia con sus principios y con su visión del país. Por ello ha sido objeto de crítica y de burla por parte de la sociedad liberal en México que a pesar de ser amplia, es minoría si se le compara con los millones de mexicanos que comulgan con la concepción católica y en su grado mayor, no toleran la existencia de personas homosexuales.


El PRI representa un enigma a la hora de fijar postura en muchos temas, regularmente se carga a donde los votos se dirijan, en este caso si no hemos escuchado un pronunciamiento oficial, puede ser señal inequívoca de su conciencia, al entender que la sociedad mexicana es conservadora y no tolera del todo el matrimonio entre homosexuales.


Los mexicanos por eficacia en el mensaje gubernamental, del regimen anterior, somos revolucionarios-conservadores, situación derivada de las telarañas del sistema que el PRI fundo en virtud de fortalecer su presencia, la cual soportamos 70 años.


Los valores tan impregnados en la sociedad, ponen en contradicción nuestro contexto. Los capitalinos representan un foco muy llamativo que a pesar de alumbrar a todo el país con su, luz no trastoca ni permea en la opinión de los mexicanos de Yucatán, Jalisco, Chihuahua o Oaxaca donde la población no está del todo conforme.


Un partido tan relevante como el PRI debería pronunciarse en temas tan trascendentes como las reformas del DF, considero que si su pretensión es llegar a los Pinos en 2012 es de sumo interés su opinion, tenemos la certeza del PRD y del PAN pero el PRI debe salir del closet.


Un punto que fortalece mi idea del juego doble que maneja el PRI, es el conocimiento implícito, o mejor dicho, el secreto a voces de la preferencias de algunos dirigentes y de los militantes más destacados, que teniendo el poder para incidir en beneficio de sus convicciones, son sometidos por el poder del partido y se alinean a los designios de su ente superior, de ese espíritu priista conservador que limita las aspiraciones personales en función del beneficio electoral.


Hoy el candidato puntero del PRI parece cercano a la Iglesia Católica en México, incluso la última jugada del Obispo Juan Sandoval, le hace el juego a las aspiraciones de Peña Nieto que tiene excelentes relaciones con el Episcopado Mexicano.


Hoy termino esta breve reflexión con un texto de Miguel Angel Granados Chapa, que con sus grandes maneras gramaticales terminara por redondear mi idea.


Peña Nieto y la Iglesia







Comentarios

Entradas populares de este blog

El discurso valió la bala

15 lugares de los escritores de "La onda"

Coqueteo entre el Rector Narro y Peña Nieto