martes, 5 de julio de 2016

El discurso valió la bala




 
El 5 de marzo de 1994 Luis Donaldo Colosio mandó a Los Pinos el discurso que pronunciaría un día después en el Monumento a la Revolución, para que Carlos Salinas lo leyera y pudiera comprobar hasta qué punto el candidato elegido por él, se había salido por completo de su control, como muchas cosas en ese año tétrico en la historia del país.

Carlos Salinas de Gortari estaba deseoso de cosechar todo lo que había sembrado durante décadas, se sentía destinado a convertirse en uno de los mejores presidentes en la historia de México, recordado con agrado como Juarez o Cárdenas. No había límite en el cielo de su ambición ya que se disponía a conseguir la dirección de un organismo internacional como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, el Fondo Monetario Internacional o la mismísima Organización de las Naciones Unidas para continuar con esa inercia ganadora, la de un Maquiavelo mexicano que con inteligencia, elocuencia  y habilidad política movía a México.

En el escritorio del presidente se encontraba un discurso que iba a cambiar el rumbo de la historia moderna de nuestro país, debieron ser unas 30 hojas que cimbrarían la Presidencia, al PRI y a la sociedad mexicana que veía con buenos ojos al Ejecutivo; un pueblo que a pesar de los conflictos en el sur, se preparaba para disfrutar de la Copa Mundial de Futbol con grandes esperanzas de que la selección liderada por Hugo Sánchez, hiciera su mejor papel.

El discurso que valió la bala se fue elaborando desde el domingo 23 de noviembre de 1993 cuando Luis Donaldo Colosio recibe la nominación del Partido Revolucionario Institucional como su candidato a la presidencia. Para esta tarea se convocó a Javier Treviño Cantú, hoy Subsecretario de Educación Básica; Víctor Samuel Palma César, hoy Subdirector de Crédito del Fondo de la Vivienda del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado; y Cesáreo Morales que se retiró de la política en el momento del asesinato en Lomas Taurinas el 23 de marzo de 1994.

Javier, Samuel y Cesáreo habrían lidiado con las posiciones, las frases y los hechos por muchos meses, pero con más intensidad en los últimos días, previos al 5 de marzo, cuando el discurso debía estar en el despacho de Carlos Salinas de Gortari para su visto bueno. Fue hasta ese día en que los redactores descansaron para no volver a estar tranquilos jamás, en esas horas en donde junto con el candidato y su equipo de campaña solo se imaginaban que podría estar pasando por la cabeza del presidente al leer que su sucesor desmontaría la dinámica histórica del PRI y muy probablemente su legado. El Ejecutivo debió enfurecer cuando repasaba frases como “Cuando el gobierno ha pretendido concentrar la iniciativa política ha debilitado al PRI”; “¡No queremos ni concesiones al margen de los votos ni votos al margen de la ley!”; “… no pretendamos que el gobierno desempeñe las funciones que sólo a nosotros, como partido, nos corresponde desempeñar”; “El gobierno no nos dará el triunfo”; “Los tiempos de la competencia política en nuestro país han acabado con toda presunción de la existencia de un partido de Estado”; “¡Cambiemos, sí! ¡Cambiemos!”

Cuentan los autores materiales del sacrílego discurso que se sentaron durante horas y días para redactar, discutir, reír y enojarse alrededor de las ideas que fluían, alrededor de las versiones que Luis Donaldo revisaba en su casa de San Ángel tachando párrafos, escribiendo y reescribiendo, practicando su oratoria, sabedores de la inminencia que removería las entrañas del presidente mexicano más poderoso de la segunda mitad del siglo XX. Javier, Samuel y Cesáreo prestaron sus manos para realizar un discurso repetitivo, débil en términos retóricos, con poco vocabulario y  alejado de la sensibilidad del receptor pero incendiario, disruptivo para la política mexicana y letal para su orador.

Salinas de Gortari había superado pruebas muy difíciles a lo largo de su carrera: sorteó el escándalo político de la escisión de Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo del PRI para formar el PRD aglutinando a los partidos de izquierda; lidió con una campaña en medio de una nueva crisis económica; superó en el proceso electoral a dos personajes históricos de la oposición en México, Manuel Clouthier del PAN y el ya mencionado Cárdenas; se hizo de las riendas de un gobierno impregnado por el fraude a base de decisiones audaces como la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte con Estados Unidos y Canadá, la inserción de México en la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico y la Organización Mundial de Comercio, redujo la deuda externa del país a menos de la mitad y fue promotor de una política para combatir la pobreza creando el programa Solidaridad.

Pero nada importa como la última decisión y somos tan malos o tan buenos como las acciones que hacemos u omitimos en este momento, es por eso que cada campaña y cada comienzo son una oportunidad para hacer las cosas de manera diferente, para remendar, cambiar o mejorar lo que se ha hecho. No en balde la nominación de Colosio enamoró a millones de mexicanos que veían en él un cambio real, no por nada el evento en el Monumento a la Revolución estaba armado con los mejores elementos histriónicos que hasta Stalin envidiaría. El escenario veía de frente la figura del monumento – lo que hubiese sido el lobby del Congreso mexicano antes de iniciar la Revolución Mexicana – y le daba la espalda la avenida Reforma, de su lado derecho tenía al Frontón de México – donde en 1939 se había fundado el Partido Acción Nacional – cubierto por mantas que colgaban desde el techo hasta la banqueta con el nombre del candidato. En el escenario tenía una abertura vertical de unos 10 metros en el centro que junto con el logo del PRI asemejaban una cruz sobre Luis Donaldo y de frente al templete una calle central que dividía en dos la plaza donde los grupos clientelares del partido nacionalista revolucionario vieron pasar a su nueva figura, estando en primera fila los Gobernadores de la época, Manlio Fabio Beltrones hoy presidente del partido; Manuel Bartlett hoy Coordinador de los Senadores del PT; Diodoro Carrasco hoy parte de la campaña del Gobernador de Puebla a la presidencia; Enrique Burgos hoy Senador del PRI; y Enrique Villanueva hoy preso en una cárcel de Estados Unidos, entre muchos más.

Ante el sol que caía a medio día en esa plaza sin ningún tipo de sombra para el candidato y para los miles de acarreados, seguidores y militantes que escuchaban el primer gran discurso del nuevo líder - el mejor programado del proceso según Ernesto Zedillo coordinador de su campaña - Colosio comenzó diciendo “Aquí está el PRI con su fuerza, aquí está el PRI con sus organizaciones, aquí está el PRI con su recia vocación política, aquí está el PRI en pie de lucha”.

El carismático candidato había preparado un discurso carente de emotividad que requería de los gritos para compensar la debilidad argumentativa de los enunciados que empezaban con incesantes “Aquí está”, “Hoy”, “Es la hora” y “Somos”. Fueron 49 minutos largos e intrascendentes que solo alcanzaron a invocar la aparente gratitud que la sociedad mexicana debería tener al PRI por habernos salvado de una dictadura como la mayoría de las latinoamericanas y por habernos dado estabilidad después de la llamada “Revolución Mexicana”

A pesar del orgullo por el origen y la cuna revolucionaria que Colosio tenía de su partido, ese movimiento no fue más que una revuelta de caudillos y no una Revolución - según Macario Schettino en su libro 100 años de confusión - del cual Francisco I. Madero fue su precursor pero murió traicionado, donde Francisco Villa y Emiliano Zapata frente a la silla del poder decidieron seguir en la batalla antes que gobernar una nueva nación, asesinando a Venustiano Carranza promotor de nuestra Constitución. Es hasta que Plutarco Elías Calles toma el control y aglutina a los caudillos durante el Maximato siendo él, el jefe máximo, formando el Partido de la Revolución Mexicana (PRM) para que después Lázaro Cárdenas llegara y conformara una estructura clientelar cambiando el nombre de la organización por el Partido Nacional Revolucionario (PNR) y en su última transformación durante el Siglo XX con Miguel Alemán adoptando el nombre que conocemos, Partido Revolucionario Institucional, el PRI.

Ya para 1994 Carlos Salinas de Gortari creía haber superado las pruebas más importantes en su carrera política, pero el 5 de marzo tomó una determinación que marco el resto de su vida, ya que a partir de la muerte de Luis Donaldo Colosio todo se despedazo aceleradamente. Se convirtió junto con Manuel Camacho en el principal sospechoso del magnicidio, fue el primer mandatario mexicano sometido a un interrogatorio por autoridades judiciales cuando declaró durante 12 horas respondiendo 397 preguntas, justificando sus acciones desde finales de noviembre de 1993 hasta marzo de 1994.

A todo esto se le puede sumar que el 28 de septiembre de 1994 a las 9:30 horas fue asesinado el Secretario General del PRI, José Francisco Ruiz Massieu (padre de la actual Secretaria de Relaciones Exteriores), como parte de una conspiración dentro del mismo partido y al parecer avalada por Raúl Salinas, hermano del presidente de la República.

Si eso no fuera suficiente para el mandatario y para el país, el 1º de diciembre de 1994, Ernesto Zedillo recibe de Carlos Salinas la banda presidencial, dando comienzo a una de las crisis económicas más importantes en la historia de México, que se venía gestando desde el año 1993 pero que explotó en el inicio del sexenio del otrora coordinador de campaña de Colosio. Cuando el expresidente Salinas cedió el poder sólo fue la ratificación de lo que desde el 5 de marzo de ese mismo año en su oficina había perdido por completo.

En ese año los mexicanos podían ver en los cines Pulp Fiction, Forrest Gump, El Rey Leon, Natural born killers, Maxima velocidad, Cuatro bodas y un funeral, La máscara y Balas sobre Nueva York, entre otras. También podían leer Acid House de Irvine Welsh, Del amor y otros demonios de Gabriel García Márquez, Diana o la cazadora solitaria de Carlos Fuentes, El callejón de los milagros de Vicente Leñero, El juego de los caballos de Fernando Savater, Insomnia de Stephen King, Itinerario de Octavio Paz, La lentitud de Milan Kundera y Las reglas del método sociológico de Durkheim, entre otros. Tambien era posible escuchar a Aerosmith, Bon Jovi, Chumbawamba, Green Day, Ice Cube, Gun´s n Roses, Madonna, Oasis, Blur y La culebra.

Ese 5 de marzo de 1994 Carlos Salinas debió tener en su despacho de Los Pinos, libros de historia como el de Bernal Díaz del Castillo; biografías de Morelos, Hidalgo o Juárez; quizá una pintura de Velasco, Tamayo o Toledo, todo el escenario ideal para que junto con su asesor principal y coordinador de gabinete, José Córdoba - para muchos la mente detrás del salinismo, hoy empresario y cabildero de la industria energética, - discutir los alcances y repercusiones del escandaloso discurso que Colosio pretendía pronunciar al siguiente día. En ese momento debían decidir qué responderle al candidato, se debatían entre aceptar ese discurso con un mensaje que apuñalaba al PRI y a la nación entera, o negarse y maniobrar para evitar que esa ponencia exhibiera no solo a su gobierno, sino a las prácticas históricas del partido único, autoritario y antidemocrático.

La última decisión la tomó el presidente, muy probablemente la decisión que marcaría su gobierno y su legado, ese que tanto defendió antes y sigue defendiendo ahora. Carlos Salinas de Gortari optó por retar a Luis Donaldo Colosio, porque a pesar de lo que la teoría del complot nos orilla a pensar, no había un conflicto insalvable entre ellos, se veían con respeto y eran parte de una generación de cambio en lo económico, político y social. Pero el presidente no podía dejar pasar esta, fue entonces cuando dijo que sí, decidió dar su visto bueno, pero con una advertencia. "a ver si se atreve este cabrón" "se tendrá que atener a la consecuencias".

El orgullo revolucionario invocado por Colosio en el discurso había cobrado su última gran víctima el 17 de julio de 1928 a las 14:20 horas, durante la El discurso valió la bala celebración de la reelección de Álvaro Obregón en el desaparecido restaurante de La Bombilla en San Ángel, cuando el caricaturista José de León Toral se le acercó por la espalda y le disparó. Habían pasado casi 65 años cuando la revolución institucional cercana al Siglo XXI hacia justicia de la manera tradicional, convirtiendo en mártir al orgulloso candidato el 23 de marzo de 1994 a las 19:12 horas, en la Colonia Lomas Taurinas de Tijuana, Baja California.

"No se hagan bolas, el candidato es Luis Donaldo Colosio"

¡Vámonos, vámonos!

¡Quítate cabrón!

Una bala de la Taurus calibre 38.




sábado, 27 de febrero de 2016

Predicciones para el Oscar 2016











Oscar 2016 predicciones


Categoría


Ganará

Debería ganar
Mejor película

The Revenant
The Revenant
Mejor director


Alejandro González Iñarritu
Alejandro González Iñarritu
Mejor actriz

Brie Larson
Brie Larson
Mejor actor

Leonardo Dicaprio
Leonardo Dicaprio
Mejor actor de reparto

Sylvester Stallone
Tom Hardy
Mejor actriz de reparto

Alicia Vikander
Jennifer Jason Leigh
Mejor película de habla no inglesa

Son of Saul
No las vi todas
Mejor película animada

Inside out
Inside out
Mejor guion original

Spotlight
Spotlight
Mejor guion adaptado

The big short
The big short
Mejor fotografía

Emmanuel Lubezki
Emmanuel Lubezki
Mejor banda sonora

The H8ful Eight
The H8ful Eight
Mejor edición

Mad Max Fury Road
The Revenant
Mejor diseño de producción

Mad Max Fury Road
The Revenant
Mejor vestuario

Mad Max Fury Road
Mad Max Fury Road
Mejor edición de sonido

Mad Max Fury Road
Martian
Mejor sonido

Mad Max Fury Road
Mad Max Fury Road
Mejores efectos visuales


Star Wars The Force Awakens
Star Wars The Force Awakens
Mejor canción original

Til It Happens to you
Writings on the wall
Mejor documental

Amy
Amy

lunes, 28 de diciembre de 2015

Fórmula 1 para México


El 2015 fue el mejor año de México en Formula 1, desde tiempos de los hermanos Rodríguez.



 A finales de 2014 el siguiente año no pintaba bien, Esteban Gutiérrez no había conseguido un asiento titular en ningún equipo de la parrilla, además Force India con sus problemas económicos no alcanzaría a tener el coche listo para las primeras carreras de 2015, en consecuencia Checo Pérez no tendría oportunidad de pelear por puntos y así sucedio en los primeros grandes premios del año y el único aliciente era que después de 23 años habría un Gran Premio en nuestro país.
Pero a pesar de eso, el panorama mejoró sustancialmente, ya que desde la llegada para el Gran Premio de Gran Bretaña del nuevo auto de Force India, Checo pudo sumar puntos en casi todas las carreras posteriores, siendo el punto de inflexión el Gran Premio de Spa en Bélgica, en donde el tapatío tuvo un gran actuación, incluso peleándole la primera posición a Lewis Hamilton en la primera vuelta, de igual manera es destacable la 3ra. Posición en el Gran Premio de Sochi en Rusia, que catapulto a Sergio como unos de los mejores pilotos de la temporada, logrando un 9º lugar en el campeonato, su mejor posición desde que está en la Formula 1.



Por otro lado Esteban Gutiérrez fue el 3er. piloto de Ferrari, colaborando en la excelente temporada que tuvieron, siendo protagonista del equipo Sebastian Vettel que le arrebato tres triunfos a los Mercedes y lidereo a la scuedria hasta colocarla en el 2º lugar en el campeonato de constructores, incluso a pesar de las desatenciones y errores graves de Kimi Raikkonen, que quizá finalizo su peor temporada en la categoría. El regiomontano terminó el 2015 amarrando su lugar en el nuevo equipo Hass F1 Team, que de la mano con Ferrari, tendrá dos pilotos que aspirarán al lugar que dejará Kimi al finalizar 2016, por lo que el desarrollo del motor y sus resultados en cada carrera contarán para la decisión del remplazo del finlandés.
El Gran Premio de México resultó un éxito rotundo, en los días previos solo percibían buenos deseos y expectativas de que todo saldría bien, pero quizá nadie se imaginaba el exito que podría tener esta carrera y para quienes tuvimos la oportunidad de estar ahí todo era una emocionante sorpresa, porque a pesar de que las condiciones eran complicadas para una gran carrera por que la pista era nueva, si lo fue. La emotividad que los más de 300 mil aficionados transmitieron a los pilotos durante el fin de semana, el estadio y el podio hicieron que desde ese momento y después en la gala de la FIA en Paris, se reconociera a Mexico como el mejor Gran Premio de la Fórmula 1 de 2015.

McLaren destacó por la decepcionante temporada, donde nunca se vio una curva de aprendizaje y la frustración de Jenson y Alonso se transformó en elocuencia en las últimas carreras, siendo el punto climático el Gran Premio de Brasil en donde el asturiano de plano se puso a tomar el sol ante la falla de su auto durante la clasificación. Por su parte Ron Dennis se muestra confiado de su alianza con Honda, al grado de que bloqueo el acuerdo que se gestaba entre los nipones y Red Bull para asociarse en 2016.
Por ultimo quisiera comentar lo que sucede en Mercedes, haciendo énfasis en tres aspectos: el primero es el merecido y contundente doblete en el campeonato de pilotos y de constructores, el segundo es la rivalidad entre Hamilton y Rosberg que, aunque no llega a los niveles de Senna – Prost, si será recordada por la amistad previa que existía entre los dos y por el dominio psicológico del británico sobre el alemán. Para 2016 hay mucha expectativa por el repunte que tuvo Nico al final de la reciente temporada y por el bien del espectáculo esperemos que le pierda el respeto a Lewis.
Durante toda la temporada se habló de cómo la FOM podría hacer que las carreras fuesen más especulares: motores más baratos, neumáticos más anchos, equilibrio en el gasto y en el reparto de las ganancias, etc. la realidad es que los cambios serán mínimos y donde podríamos esperar un escenario diferente es hasta 2017.
Gracias a que 2015 termina de gran manera para Mexico por el éxito del Gran Premio y por el apoyo de patrocinadores, el próximo año, tendremos a Alfonso Celis como tercer piloto de Force India y al WEC, a la Formula E, además de la recién creada Formula 4 y muy probablemente una fecha de la Carrera Panamericana, todos en el Autódromo Hermanos Rodríguez.

martes, 8 de septiembre de 2015

Lo que percibo en el caminar.

 
En la primera tengo la oportunidad de ejemplificar tres aspectos - que por las fotos parecerán muy obvio - pero la persona lo emanaba en su andar. Estos tres aspectos son firmeza y decisión, compromiso y camaradería.
Un hombre de edad adulta que camina sin dudar entre la gente. De igual manera, ha comprometido su vida entera y es fiel con sus pares.
 



En el segundo escenario veo y percibo comunidad, camaradería, amistad, aventura, juventud, emoción.
 
 



En el tercer caso veo una causa, justicia, revolución, hartazgo, !ya basta¡, comunidad, compromiso, lucha, coraje y persistencia.
 

 
 
En el cuarto caso veo ilusión, ingenuidad, niñez, amistad y fiesta.
 

 
 
En el quinto caso percibo trabajo, esfuerzo, necesidad, coraje, desilusión y dignidad.

 
En el último lo se: aprendizaje, confianza, persistencia, avidez, errores, tiempo, trabajo, juventud y esfuerzo.

jueves, 20 de agosto de 2015

Nueva generación de líderes.


“Ricardo Anaya no debe ser presidente del Partido Acción Nacional porque detrás de él estará  la figura de Gustavo Madero quién controlará desde su curul los destinos del partido”. Es uno de los argumentos más fuertes, si no es que el único argumento importante que se esgrime en contra de la candidatura del joven queretano.
Al momento que se publican estas líneas, (en el periodico Congresistas) el PAN está llevando a cabo su proceso de elección para presidir el Comité Ejecutivo Nacional y los candidatos son el Senador con licencia Javier Corral, Licenciado en Derecho y Ciencias Sociales en la Universidad de Occidente, Diputado local 1992-1995, Presidente del CDE del PAN en Chihuahua 1994-1997, Diputado Federal 2 veces y también Senador de 2000 a 2006. En la otra esquina se encuentra el Diputado con licencia Ricardo Anaya que es Licenciado en Derecho por Universidad de Querétaro, Maestro en derecho fiscal por la Universidad del Valle de México, Doctor en Ciencias Políticas y Sociales por la Universidad Nacional Autónoma de México, además fue Diputado local donde fungió como Coordinador del Grupo Parlamentario, Presidente del Comité Directivo Estatal en 2010, Subsecretario de Planeación Turística de la Secretaría de Turismo del Gobierno Federal, Diputado Federal desde 2012 llegando a ser Presidente de la Cámara de Diputados y presidente interino del CEN.
Al Senador Corral nadie le niega su sobresaliente habilidad oratoria, su buena memoria y su capacidad política, dentro y fuera del PAN es reconocido por su perfil y trayectoria, también se le relaciona con la izquierda por su inclinación hacia el activismo. Lo recuerdo recientemente organizando manifestaciones en contra de la Ley de Telecomunicaciones o a favor de que Aristegui fuese reinstalada en MVS, definitivamente verlo y escucharlo en tribuna es un agasajo coincidas o no con él. No tengo la menor duda de que es un hombre trabajador, firme y congruente consigo mismo, es un encantador de serpientes.
Pero, también es del dominio de muchos, que su personalidad no le ayuda a formar grupos grandes o incluso pequeños, es conocido entre sus colegas como “el llanero solitario” o “lobo estepario”. Paradójicamente la fuerza del Senador es también su talón de Aquiles, ya que no es precisamente un líder, debido a su personalidad, no seré el primero que diga que Javier Corral parece más un mesías que un líder, tampoco seré el primero que lo comparé con Andres Manuel López Obrador por el culto a él mismo que irremediablemente emana. En síntesis Corral es brillante pero es un predicador y el PAN necesita un líder que marque un rumbo, no una personalidad a la cual adorar.
Por eso creo que lo mejor opción para el PAN en este momento es Ricardo Anaya y no solo porque hay poco material de donde escoger, sino porque aunque hubiese mucha tela, Anaya ha demostrado habilidad política natural, creciendo exponencialmente en muy poco tiempo como en su momento lo hizo Gustavo Madero, pero con la gran diferencia de que no se ha enlodado ni ha dado una declaración en falso.
Consideremos que el joven de Querétaro es un hombre que superó la prueba cuando asumió la presidencia de la Cámara de Diputados y tuvo que lidiar con el PRI de Manlio Fabio Beltrones y con un PAN en pugna constante, dando resultados satisfactorios, logrando acuerdos y estableciendo una dinámica legislativa activa y responsable. Es el mismo caso cuando asume la Coordinación del Grupo Parlamentario y cuando asume la Presidencia interina del CEN del PAN, dejándose ver inmediatamente a pesar de que su encargo era temporal, logrando posicionar al partido dándole un poco de más fuerza y elevando el tono crítico frente al Gobierno Federal.

Anaya ya lidió exitosamente con Beltrones, - virtual presidente del PRI - con los Calderonistas y en la campaña con Corral, todos perfiles en principio más imponentes y que poco a poco fue superando hasta el día de hoy que se pondrá a la cabeza de todos los panistas, que marcará el rumbo de una potencial renovación. Se le ponen signos de interrogación derivado de su juventud, pero no se ha equivocado aún, ni siquiera da una declaración en falso, es un hombre metódico y en ascenso. 
Alguien siempre está detrás de alguien, todos tenemos un jefe o dependemos de alguien, pero aun así nos gusta mucho la teoría de la conspiración, en muy pocos casos le atinamos y en la gran mayoría fallamos. Un reciente artículo del MIT Review se titula: Negar la evidencia científica y creer en conspiraciones van de la mano y enfatiza en la tendencia fácil de pensar en el complot de la derecha y la conspiración de la izquierda.
“La forma de pensar de los conspiracionistas es, claro está, recursiva por naturaleza: toda evidencia que contradiga su hipótesis simplemente representa mayor evidencia que confirma el encubrimiento nefasto en curso”. 
Pero aun así persiste - el también legitimo - argumento de los conspiracionistas, de que Madero estará detrás de Anaya y que la presidencia del PAN seguirá en las manos de la misma persona, lo que me parece manipulador y obvio, es decir, en todas las democracias los liderazgos crecen bajo el cobijo de otros liderazgos, es natural e inevitable – lo único que nace de la nada son los mesías, perfil que el PAN ni cualquier democracia necesita – en el libro Liderazgo en tiempos de crisis, el ex presidente del gobierno español Felipe González, habla sobre las acciones de un líder, entre las que se encuentra la de generar más líderes y no perpetuarse en el poder. 
Según Felipe González las características de un líder deben ser:
·       Compromiso con un proyecto
·       Hacerse cargo del ánimo de los demás
·       Influir en el ánimo de los demás
·       Coordinar equipos humanos
·       Procesar información relevante rumbo al objetivo
·       Tener fortaleza emocional
Con base en eso, Anaya ha dado muestra de cubrir los 6 puntos descritos por González y en el caso de Corral, percibo que el proyecto es él, además considero que no es una persona que se haga cargo del ánimo de los demás y dudo mucho de la fortaleza emocional que tenga. 
Es pertienente reconocer el liderazgo de Madero desde su primera aparición como Diputado, después como Senador donde llegó a la Coordinación al Grupo, también como presidente del partido y como aglutinador de la mayoría panista, pero aún más importante por la formación de un nuevo líder (Ricardo Anaya) por permitir que creciera y la fortaleza que debió tener para ceder las riendas cuando aún podía seguir imponiéndose.
Por otro lado y abonando a la teoría conspiracionista de ¿Quien está detrás de quien? ó ¿Quien es el jefe de quien?. Detrás de Corral se encuentra nada más y nada menos que el Senador Javier Corral, habría que evaluar quien representa una mejor o peor influencia para cada uno de los candidatos al CEN Panista. En lo particular soy de la idea de no satanizar lo obvio, lo inevitable y lo natural, si alguien está detrás de alguien es normal y no es necesariamente determinante.
Ricardo Anaya cubre el perfil que necesita el PAN y que demanda México, está calificado e incluso, si tiene un buen desempeño, puede ser la mejor opción para el PAN rumbo a 2018, a pesar de que hay dos apuntados, una que no ganará y otro que es demasiado polémico. Ricardo Anaya es el joven maravilla, es el Adolfo Suarez mexicano, un político que tiene el potencial de modificar la dinámica actual, reconfigurar al partido y sentar las bases desde 2016 para las elecciones presidenciales.
Esta elección es importante sobre todo porque coincide con los relevos del PRI - que eligió bien designando a Beltrones - y del PRD, - que elegirá mejor de cómo lo ha hecho los últimos años, considerando que entre los candidatos están Fernando Belaunzarán, Zoé Robledo y Armando Ríos Piter - esto significa que la presidencia de los tres partidos más importantes estará en manos de perfiles jóvenes de la Generación X casi de la Y, que bien podrían ser los tres candidatos presidenciales. Todos, incluyendo hasta Manlio Fabio, representan un cambio, de alguna manera una renovación, que las elecciones intermedias adelantaron y exigieron.
Los próximos tres años nuestra democracia debe entrar en un etapa de madurez, los relevos generacionales ya están llegando, es momento de dar la batalla histórica “cultural” contra la corrupción, para que en la tercera década del Siglo XXI, México aproveche el potencial que propios y extraños dicen que tiene.

Carlos Saavedra.