James Dean





En sus únicas 3, James Dean actua como el, donde no muestra ninguna variación en su interpretación, sus films fueron “Al este del Edén”, “Rebelde sin causa” y “Gigante” en ellas, el llamado “chico rebelde de Hollywood”, se convirtió en un mito del cine, ya que su carrera se corta prematuramente en un accidente automovilístico, incrustando su Porsche Spyder 550 contra un Ford perdiendo la vida instantáneamente al romperse el cuello, el 30 de septiembre de 1955, a la edad de 24 años.


A continuación una breve reseña de las 3, todas filmadas en 1955, destacando la primera grabada junto al Director Elia Kazan.



Al este del Edén.


El Film cuenta la historia de una familia disfuncional conducida por un padre rígido, fervientemente religioso, con dos hijos; Carl, el más joven extraño ausente con un carácter antisocial e inconforme con su realidad y Aaron, joven alegre devoto de los estudios y de su padre.


Carl descubre que su madre no ha muerto, volviéndose un punto de inflexión en su vida, desatando las inseguridades y el odio implícito a su padre, pues se mostraba una preferencia por su hermano. Mientras Aaron enseñaba una clara compasión por Carl y una predilección por su novia a quien estaba por desposar.
El conflicto comienza cuando el amor oculto de Carl por la novia de su hermano, es correspondido por ella y la situación explota en el cumpleaños del padre, cuando este demuestra su inclinación contundente por Aaron.


Entrando de lleno en el clima Caín y Abel, que a mi juicio es fomentado por el padre quien veía en Carl los elementos más odiados de su ex esposa.


Recomiendo ampliamente este film, bajo 2 premisas. La primera, es la que resulta la película mejor lograda por James Dean, ya que en las dos subsecuentes, James Dean interpreta a James Dean, y la segunda es la brillante dirección de Elia Kazan.




Rebelde sin causa.


Jimmy Stark (James Dean) recién llegado al condado, (con una actitud similar a Carl en “Al este del Edén”), conoce a Judy (Natalie Wood), su vecina y a Crawford (Sal Mineo) y comienzan una amistad congenieando de inmediato, debido en gran parte a que Sal, se enamora de la personalidad irreverente y rebelde de su nuevo amigo Jimmy a quien comienza a seguir y a admirar y Judy simplemente se enamora.


La historia relata las vicisitudes de la vida adolescente de la época, complicándose con la muerte del novio de Judy y el subsecuente enamoramiento entre esta y Stark.


Las relaciones que establecen en esta película son veloces, efímeras y de gran emotividad, al grado de dar la vida por la sensibilidad a flor de piel de los personajes.


Visualmente es recomendable y sin duda pale la pena verla, asumiéndola como un clásico del cine norteamericano.


Gigante.


Es una telenovela, James Dean no muestra características diferentes en sus 3 actuaciónes, En gigante simplemente confirma sus actitudes antisociales e incluso al avanzar la película, cuando el persona de de James (Jet) es un viejo, James Dean lo interpreta de la misma manera simplona.


El film dura 2 horas y media de pura miel y de circunstancias inverosímiles, dirigida a un mercado, me atrevo a decir bobo. Ni siquiera el hecho de ver a Liz Taylor en pantalla matiza el hecho del poco argumento y la producción limitada.


No me atrevo a anticiparles la historia pues en los primeros 30 minutos darán con el final previsible. Solo invito a que la soporten con una buena dosis de sueño previa, una buena botana, si es posible con una buena compañía para reírse a costa del film y agregaría con el simple afán de constatar la última película de James Dean quien con su muerte forjo un mito y por ende se convirtió en leyendo con muy poco en su filmografía, cuantitativa y cualitativamente.

www.twitter.com/carlosdecimo




Comentarios

Entradas populares de este blog

El discurso valió la bala

15 lugares de los escritores de "La onda"

Coqueteo entre el Rector Narro y Peña Nieto