Amuse-bouche

Había grandes lagunas de semanas y semanas en la crónica de mi propio existir; temporadas que no me dejaban un recuerdo válido, la huella de una sensación excepcional, una emoción duradera; días en que todo gesto me producía la obsesionante impresión de haberlo hecho antes en circunstancias idénticas - de haberme sentado en el mismo rincón, de haber contado la misma historia, mirando al velero preso en cristal de un pisapapel.


                                                                              Alejo Carpentier (2004) Los pasos perdidos

Comentarios

Entradas populares de este blog

El discurso valió la bala

15 lugares de los escritores de "La onda"

Coqueteo entre el Rector Narro y Peña Nieto